23/9/11

Universo Galáctico


Nuestro Universo Galáctico llamado “VÍA LÁCTEA”, constituye una nebulosa espiral o galaxia de orden superior, en forma de platillo, con un diámetro de 100.000 años luz y con un espesor de 10.000 a 15.000 años luz. Compuesta de miles de millones de estrellas (de las cuales pueden observarse unas 6.000 a simple vista).
El sol no es más que una pequeña estrella dentro de la Vía Láctea, no se encuentra ni en el centro (del cual dista 30.000 años luz) ni en el plano medio de la Galaxia (a la Vía Láctea suele llamársele Galaxia por antonomasia).

INTENSIDAD ESTELAR DE LA VÍA LACTEA.
De diferentes estudios estadísticos se deduce que la intensidad estelar disminuye a medida que nos vamos separando de su centro, pero es de notar que las estrellas gigantes dominan en las proximidades de su centro y las enanas hacia su periferia.
La simple observación visual permite comprobar que el centro del sistema galáctico debe encontrarse hacia la constelación de Sagitario, donde se distinguen las mayores aglomeraciones estelares.
Rotación de la galaxia.- En cuanto a su rotación que ya era sugerida por la forma aplanada del sistema galáctico, los últimos estudios confirman que está animada de un rápido movimiento de rotación alrededor de su centro, describiendo las estrellas, al parecer, órbitas circulares o elípticas (algunas bastante excéntricas) que se desarrollan en su plano medio. Hay que tener en cuenta que no todas las estrellas que componen este sistema, giran al rededor del centro común de gravedad a una misma velocidad; según la distancia de los astros al centro de la Galaxia, dependen sus distintas velocidades.
Nuestro sistema solar se mueve a la velocidad de unos 270 kms. por segundo al rededor del núcleo central de nuestra Galaxia.
El período de traslación del sol y de las estrellas próximas, alrededor del centro común, que podríamos designar con el nombre de “año solar o galáctico”, es del orden de unos 220 millones de años terrestres.
Aparte del movimiento de rotación, toda la Galaxia en bloque se desplaza con relación a otros puntos de referencia que podemos tomar en el Universo.

ESTRELLAS. Las estrellas son cuerpos celestes dotados de luz propia. Se clasifican según sus diversas características: 
Magnitud o intensidad luminosa, que se mide por dos escalas: aparente y absoluta.
Edad, Composición, Color y Temperatura: Las estrellas de más baja temperatura son rojas, las de temperatura mediana son amarillas, y las de temperatura elevada son blancas o azules.
Dimensiones: enanas, medias, gigantes y supergigantes.
Estrellas de brillo variable: según las fluctuaciones se repitan o no a intervalos regulares (períodos largos o cortos), intervalos irregulares, fluctuaciones de tamaño y temperatura.
Estrellas que sufren cambios violentos: novas, supernovas y recurrentes.
Variables de eclipse; estrellas dobles que se dan la vuelta las unas a las otras, aunque ellas mismas no cambian.
Estrellas dobles: son las que forman pares.
Estrellas múltiples: grupos de tres, cuatro o más estrellas, que giran al rededor de un mismo centro de gravedad, porque constituyen un solo sistema. Las compañeras de una doble pueden ser a su vez dobles también.
Cúmulos estelares: son agrupaciones de muchos centenares o millares de estrellas. Pueden ser “dispersos”(o abiertos) y “globulares”. En la Vía Láctea, hay grupos tan extensos que tienen el grado de “nubes estelíferas”.
Nuestro Sol, junto con el sistema planetario, forma parte de un “cúmulo estelar disperso”, denominado “Cúmulo Local”, especie de pequeño islote estelar de aspecto elipsoidal, englobado dentro del conjunto que forma el sistema galáctico; el diámetro menor de dicho cúmulo es de 2,000 a 2,600 años luz; el Sol con su sistema está a más de 250 años luz de su centro.

CONSTELACIONES. Las estrellas que componen el cúmulo local, son las que forman las Constelaciones o Asterismos; son diversas agrupaciones estelares que representan determinadas figuras; se clasifican en: Boreales, Australes y Zodiacales; ya sea que se encuentren situadas al Norte, al Sur o a ambos lados de la Eclíptica.
El Sol, además de su movimiento al rededor del centro de gravedad de la Galaxia, se traslada a una velocidad de unos 20 Kms. por segundo, arrastrando con él a su sistema planetario, hacia la estrella Vega de la constelación de Lira, cerca a la constelación de Hércules.

NEBULOSAS. Se conocen ciertas estrellas que por estar rodeadas de una nebulosidad más o menos extensa, reciben los nombres de “nebulosas globulares” (o planetarias, a causa de su forma discoidal).
También aparecen en el espacio unas nubes de sustancia cósmica más o menos enrarecida, que se extienden entre las estrellas formando grandes nebulosidades brillantes u oscuras, que generalmente abarcan inmensa extensión; se conocen con el nombre genérico de “nebulosas amorfas, difusas, extensas”, sus contornos son indefinidos y su brillo muy variable.
Las nubes oscuras impregnadas de minúsculas partículas sólidas y polvo, son en algunas regiones tan extensas que se les ha llamado “sacos de carbón”, ocultando completamente todo lo que se halle detrás de ellas.

UNIVERSO EXTRAGALÁCTICO.

Los cúmulos globulares son agrupaciones estelares exteriores a la Vía Láctea, que se caracterizan por la disposición uniforme de sus componentes; excediendo en magnificencia y despliegue de estrellas a los cúmulos galácticos. Estos cúmulos globulares han servido para evaluar los límites exteriores de nuestra Galaxia.

Nubes de Magallanes: Como objetos próximos a nuestra Galaxia, aunque sin formar parte de ella, figuran dos importantes acumulaciones de estrellas, llamadas Nubes de Magallanes: la Mayor y la Menor.

Nebulosas Extragalácticas: Constituidas por grandiosas concentraciones de estrellas, materia cósmica y cúmulos estelares, semejantes en tamaño, forma y estructura a la Vía Láctea, llamadas “galaxias”.

Se clasifican en: “Nebulosas irregulares” que son muy escasas, y en “nebulosas regulares” que son la gran mayoría; éstas pueden ser “elípticas” y “espirales”: (normales o barradas). Las galaxias espirales representan el 80% de todas las nebulosas extragalácticas.

Debemos considerar que los sistemas galácticos, no están diseminados al azar en el espacio, sino que forman cúmulos de galaxias, llamados “Hipergalaxias”, en los cuales dichos sistemas se hallan en evidente relación física. No se crea, sin embargo, que la visión de las hipergalaxias representa haber alcanzado los confines del cosmos, pues ellas a su vez, forman cúmulos de hipergalaxias; hay regiones en las que se encuentran grandes aglomeraciones de hipergalaxias.
En el Universo nada es estático, todo está en permanente cambio, movimiento y evolución, mostrando siempre un equilibrio y una organización de sistemas admirables.

Por ejemplo, las Constelaciones que se representan con figuras, no tienen realmente nada que ver con las posiciones de las estrellas, ellas están esparcidas por todas partes en el cielo, y su distribución como la vemos nosotros es un accidente de nuestra situación en el espacio, de donde miramos las estrellas. Con el tiempo cambiaran estas distribuciones porque ellas se mueven así como nosotros. Los cambios tienen lugar tan lentamente, porque las estrellas están tan lejos, que deben pasar muchos siglos para que podamos notar dichos cambios.

¿Cuántos astros desconocidos giran secretamente en los cielos? ¿Qué vemos nosotros de tan magnifica obra?. El Ser que rige este vasto conjunto que ha diseminado a su alrededor y cuyas bases ha establecido, este Ser que en sí mismo constituye la más bella y noble parte de su obra, se esconde a nuestra miradas, sólo se le ve con el pensamiento. Muchas otras potencias próximas al Ser Supremo por su naturaleza y poder, nos son desconocidas o lo que más sorprende todavía, se ocultan a nuestra vista, bien sea porque los ojos del hombre no pueden captar esencias tan sublimes, bien porque su majestuosa santidad se vela en un profundo misterio...

“¿Porque extrañarnos de ignorar todavía la verdadera naturaleza de aquellos soles tan lejanos? Cuantas conquistas están reservadas a las edades venideras, cuando ni siquiera existirá el recuerdo de nosotros.  El  mundo sería  bien  poca  cosa  si  no proporcionase materiales para las investigaciones del Universo. Hay secretos que no se revelan en un día, pues la naturaleza no los entrega todos a la vez; creemos estar iniciados. pero tan sólo nos encontramos a la puerta del templo.   Nuestra  época  ha descubierto  algunos  de aquellos misterios; el porvenir continuará nuestra obra”.

Tratado de las “Cuestiones naturales” (libro VII, 30-32). Séneca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario