28/9/16

Hijos de Jafet (Magog, Madai, Javán)



Magog (hijo de Jafet)

Es muy poco lo que se sabe de la identidad del pueblo descendido de Magog. No está ni siquiera claro si el nombre es la forma original o si está compuesto de dos elementos, Ma y Gog. El prefijo Ma se añadía con frecuencia a un nombre personal, y significaba «el lugar de». Magog significaría entonces «el lugar de Gog», esto es, el territorio de Gog.
Según Chamberlain, el prefijo Ma significa «tierra» en húngaro y estonio, con la forma maa, tiene el mismo significado en finés.
En cuneiforme, el signo para Ma se podría comprender como un vallado o un área sembrada, empleándose dos diferentes diagramas en diferentes tiempos. Aparece una cantidad de nombres antiguos con o sin el prefijo Ma. Según Lloyd las dos formas Chin y Machin se emplean para China.
Conder interpretó la forma Magan (que designa a la región del Sinaí) como un término compuesto que significa «el lugar de fuerza», «tierra vallada», o un término similarmente descriptivo. La palabra ordinaria en asirio y babilónico para «tierra» o «país» es matu, que a menudo se abrevia a mat. Y «el país de “Gutu”», según Sayce, aparece en inscripciones asirias como Mat Gugi. Por ello, él consideraba que Gog es el Gutu de las inscripciones asirias, y el Gyges de los griegos (que me parece dudoso, siendo de fecha demasiada tardía), y que el término compuesto «Magog» significa la «tierra de Gog», esto es, Mat Gugi.
Hay alguna indicación de que Marco Polo comprendió la palabra «Mungul» como una corrupción de la palabra «Magog», porque se encontró con una asociación de nombres «Ung» y «Mungul”, que consideró que se correspondían con Gog y Magog. Parece estarse refiriendo a un tiempo anterior a la migración de los tártaros. Es concebible que la palabra «Mongol» fuese inicialmente asignada a un pueblo descendido
de Gog y de procedencia indoeuropea. Cosa curiosa, se ha informado de pequeños grupos humanos todavía reteniendo una lengua de forma indoeuropea en áreas ahora completamente dominada por los mongoles.
Bochart derivó la palabra «Cáucaso» de un compuesto de «Gog» y «Chasan», que significa «el lugar fuerte de Gog».

Según Josefo, los descendientes de Gog fueron posteriormente conocidos como los escitas, de los que dice que eran también conocidos como los magoguitas. Estas gentes vinieron a formar posteriormente la mayor parte de la etnia rusa. Se hace mención de Gog en Ezequiel (38:2) como «príncipe soberano de Mesec y Tubal». Se puede observar que rosh, que en este pasaje se traduce «príncipe soberano», significaba los habitantes de Escitia. Los rusos derivan su nombre de este término. Rusia era conocida como Muscovi (Moscovia) hasta la época de Iván el Terrible, nombre indudablemente vinculado con Mesec.
El Imperio Ruso fue creado por los príncipes moscovitas, que fueron primero los Grandes Duques de Moscú, pero fue Iván (1533–1584) quien realmente consolidó y extendió su gran Imperio hasta que alcanzó el Mar Blanco al norte y el Mar Caspio al sur, y que desde entonces fue llamado Rusia.
Como se ha dicho al principio, hay bien poca certidumbre acerca de todas estas cuestiones, pero los indicios que tenemos señalan en la misma dirección general, es decir, que el área comúnmente conocida en la actualidad como Rusia tiene una población que probablemente puede remontarse mayormente a Gog.

Madai y Javán (hijos de Jafet)

La parte que estos pueblos tuvieron en la historia antigua está bien definida, y se puede exponer sin las complicaciones que presentan la mayoría de los nombres anteriores.
Está razonablemente claro que los Madai aparecen posteriormente como los medos, y que Javán dio origen a los jonios. En su libro Races of the Old Testament, Sayce dice que los medos afirmaban su relación con los arios del norte de la India, y en los monumentos persas (por ejemplo, las inscripciones de Behistún) son designados como los «Mada» alguna de que Persia fue al principio su área general de asentamiento. En las inscripciones asirias se les menciona como los Ma-da-ai.

Ahora bien, ya se ha hecho la observación de que antes que surgiera una separación completa de las diversas nacionalidades (medos, persas, griegos, celtas, etc.), los jafetitas quedaron divididos primero en dos grandes grupos. Uno de ellos constituyó los antepasados de los indios y persas, mientras que el segundo fue el agregado de las tribus que después compusieron las naciones de Europa. De ahí que la palabra «indoeuropeo» es un buen resumen de nuestros orígenes etnológicos.
Que la separación de estos dos grupos precedió probablemente a esta división más pequeña en nacionalidades se sugiere en el temprano surgimiento de nombres que distinguía a estas dos grandes divisiones. Los antecesores de los indo-persas asumieron para sí mismos de forma peculiar el término «Aryas», y dieron al otro grupo el nombre de «Yavanas», palabra que puede tener relación con nuestro término «Young» (Joven), aunque, al parecer, es claramente una reminiscencia del nombre Javán. De modo que Javán y Madai, por así decirlo, pueden denotar colectivamente a las dos ramas de la familia indoeuropea.

Los orientales parecen haber usado el término Yavan para la raza griega como un todo. Los asirios llamaban a los griegos de Chipre los «Yavnan». Los persas se refieren a los griegos de Asia Menor y de las islas del Egeo como los «Yuna». Los términos «griego» y «heleno», «aqueo» y «dorio», parecenhaber sido desconocidos en Asia, según Rawlinson.
En los días en que los monarcas egipcios de la IV Dinastía estaban levantando sus pirámides, el Mediterráneo era ya conocido como el «Gran Círculo de los Uinivu», que algunos identifican con Javán.
Larned sugiere que la península italiana fue ocupada por pueblos de una familia que había viajado a Grecia, y que luego cruzó los Apeninos y se extendió hacia el sur a lo largo de la costa occidental. Es evidente que en el nombre «Javán» tenemos una referencia muy antigua a la raza básica que ocupó al principio Grecia y quizá parte de Italia, porque los griegos, en tiempos posteriores, emplearon otros patronímicos para referirse a sí mismos. Y parece, en cambio, que con el término «medos» tenemos una referencia igualmente temprana a los que se asentaron en la India, porque en Génesis 10 no hay mención, por ejemplo, de los persas, que en registros posteriores están casi siempre asociados con los medos. Desde luego, igual que con los griegos, cuyo nombre más antiguo de jonios ha desaparecido hace tiempo, la palabra «Persia» ha permanecido, pero el nombre «Madai» ha desaparecido. Lo que tenemos es un término general para denotar a aquellos que devinieron indios, medos y persas.

Continuará... Los descendientes de Javán fueron Elisa, Tarsis, Quitim y Dodanim.

Extracto: El Origen de las Naciones
Arthur C. Custance, M.A., Ph. D.†

No hay comentarios:

Publicar un comentario